"Unidos en Cristo para Evangelizar"
22 de Junio de 2017
Santo Tomás Moro, IV parte
 






 

Para terminar de dibujar la personalidad de Tomás Moro. “Dos pasajes podríamos destacar en el libro de los Hechos para enmarcar la figura de Moro. El primero de ellos es éste: “La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma y nadie consideraba suyo lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común… No había entre ellos ningún necesitado porque los que eran dueños de campos o casas los vendían, llevaban el precio de la venta, lo ponían a los pies de los apóstoles y se repartía a cada uno según su necesidad” (Hch 4, 32-35). Hagamos ya desde el principio una aclaración importante. La interpretación literal de la obra de Moro, como tantas veces ha ocurrido, puede llevar a confusión. Igual que por otra parte, y con más motivo, confundiría cualquier interpretación literal o libre que pudiera hacerse del texto de los Hechos si nos atenemos a la literalidad del escrito sin contextualizarla. Llevados de ese planteamiento erróneo, muchos han arrimado el pensamiento que subyace en Utopía a sus propios planteamientos socio-políticos (basta pensar por ejemplo en las ideas bienintencionadas de los teólogos de la liberación, que han visto en ese pasaje de los Hechos, como en el libro de Moro en general, un precursor), sin lograr comprender la distinción necesaria entre el ejercicio de las virtudes personales que sus páginas promueven (verdadera preocupación e intención de Moro) con los modelos de organización social que allí se describen. Trataremos de esto más adelante, cuando hablemos del contenido político del texto. En cualquier caso, esa visión comunitaria que se vive en la isla de Utopía, con sus valores subyacentes (fraternidad, solidaridad…), es reflejo sin duda del modo de vivir que describe san Lucas.

En segundo lugar podemos destacar del texto lucano aquellas frases lapidarias de san Pedro al tribunal que pretende juzgarle: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hch 5,29).”

 “Moro, por su prestigio profesional, por su preocupación real por lo que acontece en el mundo que le rodea, por su honradez humana e intelectual… es un autor al que vale la pena volver a poner como modelo y referencia obligada en nuestros días. Del mismo modo, Utopía puede y debe ser leída actualmente porque nos despierta del letargo que reina hoy día. El clamor por la justicia que brota de la obra sigue más vigente que nunca: hambre, guerras, ociosidad, robos, venalidad de los jueces, desigualdad de los ciudadanos, ignorancia del pueblo, rapacidad de los poderosos, maquinaciones de los que gobiernan… todo eso y más denuncian sus páginas. Y todo ello en un tono y tenor (mezcla de realidad y ficción, de seriedad y chanza) que no crea desaliento ni pesimismo, sino la necesidad de que haya personas que como él se tomen en serio su condición de ciudadanos, que se propongan de verdad ser santos en medio del mundo en que viven.”[i]

[i] https://www.almudi.org/articulos/11119-la-actualidad-de-utopia-2#ftn2

 

   






Dirección: Avenida Vitacura #7401, Comuna de Vitacura Teléfonos: (+56 2) 2242 2401 - (+56 2) 2219 1760   Mail: parroquia@loscastanos.cl