"Unidos en Cristo para Evangelizar"

Corpus Christi
 





Mayo de 2016

Queridos amigos,

Este domingo celebraremos la Fiesta del CUERPO Y SANGRE DE JESÚS.
Aquí les escribo algo muy sencillo, pero que nos ayuda a conocer más el gran misterio del Amor.

¿Qué es la Eucaristía?
La EUCARISTÍA es el sacramento en que el pan y el vino se CONVIERTEN EN EL CUERPO Y LA SANGRE DE JESÚS. La Eucaristía es el alimento del alma. Así como nuestro cuerpo necesita comer para vivir, para no estar débil sino fuerte, para no estar enfermo sino sano… así nuestra alma necesita COMULGAR para estar sana y fuerte.

Cristo mismo dijo: “el que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo le resucitaré en el último día”.

Muchas veces tenemos ganas de ser muy buenos, pero luego vienen los problemas de la vida, nuestras pasiones, las tentaciones y entonces nuestros buenos deseos se esfuman. Nos desanimamos, nos volvemos tibios y hasta pecamos. ¿Por qué?

Porque ser bueno, ser santo es difícil. Pero no porque es difícil es imposible.

Necesitamos tomar fuerza de Jesús, divino alimento del alma. Entonces nos sentiremos otros, capaces de todo y podremos decir con San Pablo: “Vivo yo, mas no soy yo, es Cristo quien vive en mí” (Gal 2,20).

¿Cuándo empezó la Eucaristía?
Jesús, la noche antes de comenzar su Pasión, quiso tener con sus apóstoles una comida. La llamamos la ÚLTIMA CENA. Él sabía que pronto moriría y no estaría más en este mundo. Entonces quiso dejarnos “algo” para que los hombres siempre pudiéramos tenerlo con nosotros.

Ese algo que nos dejó Jesús fue la Eucaristía.

Ésta es la historia: En la última Cena Cristo tomó pan en sus manos, dio gracias, lo partió y se los dio a sus discípulos diciendo: Tomen y coman todos de él porque esto es mi cuerpo, que será entregado por ustedes.

Después tomó la copa de vino  dijo: Tomen y beban todos de él, porque éste es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados. Hagan esto en memoria mía”.

Lo más hermoso de la Eucaristía es ver cuán grande fue el AMOR DE JESÚS que no sólo dio su vida por nosotros, sino que quiso QUEDARSE para siempre con nosotros.

Como Jesús dijo “Hagan esto en recuerdo mío” desde ese entonces los Apóstoles y los primeros sacerdotes empezaron a CONSAGRAR.

Consagrar significa transformar el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Jesús.

Por eso debemos acceder a ese Milagro de Amor que Jesús nos regala con mucho amor y devoción.

Agradezcámosle al Señor Jesús por estar siempre con nostros y por ser nuestro Pan de vida.

Les deseo toda clase de bendiciones del Señor. Un abrazo,
Roberto Espejo Fuenzalida
Párroco






Dirección: Avenida Vitacura #7401, Comuna de Vitacura Teléfonos: (+56 2) 2242 2401 - (+56 2) 2219 1760   Mail: parroquia@loscastanos.cl